Relleno de ácido hialuronico
Relleno de ácido hialuronico

Ácido Hialurónico: Disminuye signos de la edad y arrugas

¿Qué es el Ácido Hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como, por ejemplo, en el tejido conectivo que sostiene la columna vertebral, en los cartílagos, en el líquido sinovial de las articulaciones o en nuestra epidermis. Con el paso del tiempo, la presencia de esta sustancia disminuye notablemente, lo que produce, entre otras razones, el envejecimiento de la piel y, con ello, la aparición de arrugas, flaccidez o pérdida de firmeza.

Una de las principales propiedades del ácido hialurónico es su gran capacidad para atraer y retener el agua. Por este motivo, su empleo en tratamientos cosméticos de aplicación tópica permite rehidratar en profundidad la epidermis de la zona tratada para que su aspecto sea más terso y, al aumentar su grosor y volumen, disminuyan también los surcos de la piel.

La aplicación de ácido hialurónico en los tratamientos de belleza y estéticos se debe a que su principal propiedad es la de aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.

Las arrugas y la flaccidez de la piel asociadas al paso de los años vienen determinadas en gran medida por la pérdida de hidratación, por la reducción del ácido hialurónico presente en nuestra piel y por la disminución de la capacidad de nuestro organismo para reponerlo.

 

Ácido Hialuronico en Veracruz
Ácido Hialuronico en Veracruz

¿Dónde me puedo aplicar Ácido Hialurónico en la ciudad de Veracruz?

El Ácido Hialurónico a pesar de ser un producto que se encuentra presente normalmente  en nuestro cuerpo siempre existe la posibilidad de que algo se complique, por tal motivo debe de ser aplicado por personal médico capacitado. En Natural Beauty  Veracruz contamos con personal medico e instalaciones adecuadas para realizarlo de una manera cómoda  y segura.

 

¿A qué edad es recomendable usar el Ácido Hialurónico?

Hay que diferenciar los usos para poder indicar a partir de qué edad puede usarse el ácido hialurónico. El Ácido Hialurónico se encuentra en diferentes presentaciones, como cremas, concentrados e inyecciones el uso de cada uno dependerá de tu edad.

 

A partir de los 20 años:

Las cremas sirven para todas las edades. A partir de los 20 años es bueno usarlas de vez en cuando para hidratar, sobre todo si hay exposición solar, durante los meses de verano, después de tomar el sol en la playa, piscina, alternándolo con una crema para después del sol.

 

A partir de los 30 años:

Debe aplicarse con mayor frecuencia sobre el rostro para evitar su envejecimiento y retrasar la aparición de las primeras arrugas, sobre todo el zuño fruncido, las patas de gallo y las primeras evidencias de los surcos naso genianos.

 

A partir de los 40 años:

Con 40 años las inyecciones de ácido hialurónico para la cara son viables, en especial cuando los signos de expresión son más pronunciados y aparece flacidez facial y laxitud. Entrados en la década de los 40 años es mucho más probable que haya pérdida de elastina que permite la flexibilidad de la piel y que el colágeno se produzca en menor cantidad, situaciones que son acompañadas también por un decrecimiento del hialurónico generado por el propio organismo.

 

¿Cuánto duran sus efectos en el rostro?

Como mencionamos anteriormente, uno de sus principales efectos es su alta capacidad de hidratación, puesto que una de sus funciones es la de retención de agua, y así conseguimos que las células conserven su elasticidad. El aspecto más positivo es que puede realizarse en cualquier época del año, a diferencia de otros tratamientos, y que prácticamente carece de efectos secundarios. Si su aplicación es la correcta y avalada por un centro de confianza, sus beneficios pueden reflejarse de manera inmediata en nuestro rostro. A grandes rasgos, sus efectos se van perdiendo de manera progresiva, y pueden percibirse en torno a 8 y 10 meses, si bien es cierto que su duración dependerá de diversos factores tales como la técnica utilizada, el metabolismo del paciente y la dosis aplicada.

Es por ello que hay que mantener su efecto mediante sesiones periódicas. Esta sustancia se reabsorbe y es biodegradable, y si se prolonga en exceso el tiempo entre una sesión y otra se podría volver al estado inicial en el que se encontraba nuestra piel, de modo que se recomiendan revisiones anuales con el objeto de supervisar su avance, aunque la pauta de sesiones dependerá del caso concreto del paciente y de la evaluación de su estado por un especialista. De cualquier modo, y siempre que un médico especializado revise su evolución, el ácido hialurónico podría volver a aplicarse dejando pasar un plazo de tiempo de uno o dos meses desde la aplicación inicial.

 Como ya mencionamos con anterioridad el Ácido Hialurónico puede ser utilizado en diferentes presentaciones, en Natural Beauty contamos con diferentes líneas de productos en formas de cremas que lo contienen y que hemos comprobado su calidad y efectividad en nuestra clínica, te invitamos a visitar nuestra tienda en línea donde podrás adquirirlos y recibirlos en la comodidad de tu casa.

Otros usos y beneficios de el ácido hialurónico

¿En qué áreas del cuerpo me puedo aplicar Ácido Hialurónico?

En medicina estética, esta sustancia se inyecta en función de las necesidades de cada paciente para corregir los signos del envejecimiento. Las zonas más comunes en las que se aplica son:

Contorno y comisura de los labios.

Volumen labial y facial (pómulos).

Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).

Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca).

Arrugas perioculares externas (patas de gallo).

 

¿Cuáles son las propiedades de el acido hialuronico?

Absorbe agua.

Ayuda a la producción de colágeno.

Permite que la piel, cartílagos y tendones mantengan su elasticidad y firmeza.

 

¿Cuáles son los otros usos médicos del ácido hialurónico?

Las particulares propiedades del ácido hialurónico han abierto un campo cada vez más amplio de aplicaciones en el tratamiento de diferentes patologías. La primera de ellas se refiere al tratamiento de enfermedades degenerativas de las articulaciones como la artrosis. En este caso es cada vez más frecuente la realización de infiltraciones de esta sustancia con una doble finalidad: reducir el dolor y lograr una apreciable regeneración del cartílago.

También se utiliza para sustituir el líquido sinovial que se pierde en la realización de artroscopias. Asimismo, en el deporte de élite se usa para recuperar con mayor rapidez las lesiones articulares (tobillo, rodilla, etc.).

En odontología se utiliza para mejorar la cicatrización y regenerar las encías y la mucosa oral, así como en el tratamiento quirúrgico de la disfunción de la articulación temporomandibular. Otro uso incipiente es para el tratamiento de la cistitis intersticial, mediante su introducción en la vejiga. Igualmente se sugiere que puede tener utilidad para tratar problemas cutáneos como la lipodistrofia, ya sea originada por terapias con exceso de esteroides o por el tratamiento antirretroviral de las personas infectadas por el VIH.